Close

MOMENTOS DE CAMBIO EN EL CABALLO PERUANO DE PASO

Ante nada, agradezco la oportunidad por permitirme escribir en esta nueva revista que estoy seguro será de gran promoción y utilidad para el caballo peruano de paso en Centroamérica y a nivel mundial. Me requirieron opinar sobre la situación actual de nuestra afición y no dudé en animarme a profundizar sobre cinco puntos que anteriormente he comentado en redes sociales que serán útiles para que nuestra raza progrese de su estado actual. A continuación me explayaré sobre cada uno de ellos:

  1. Establecer un patrón en movimiento. En la actualidad sólo existe el estático.
  • ¿Cómo debe de moverse un caballo peruano?
  • ¿Cuál es la característica esencial?
  • ¿Siendo los pisos una característica esencial, qué tipo de piso es el que debe de primar?
  • ¿La conformación, las angulaciones, la estatura y la sanidad deben de tener un papel preponderante?
  • ¿La arrogancia también debe de ser necesaria y fundamental?
  • ¿Qué priorizamos?
  • ¿Debemos hacer un balance poniendo prioridades en función a un caballo ideal a 5 (cinco); 10 (diez); 20 (veinte); 50 (cincuenta) años?
  • ¿Se han reunido los criadores más importantes para definir el tipo caballo que necesita la raza?

En la actualidad no contamos con mucha documentación para poder aprender sobre nuestro caballo peruano de paso. No existe un orden claro de qué atributos predominan sobre otros, o qué es lo que se busca en la cría en términos generales. Y es por ello, que aunque muchas de las respuestas a estas preguntas parezcan obvias, hay mucha discordancia entre los criadores. Cada aficionado, juez, criador y espectador pregona distintas prioridades en los atributos de los caballos peruanos.

Ser juez hoy en día es una tarea heroica y casi masoquista por la discrepancia de criterios al no coincidir todos los criadores en un mismo norte de animal ideal. No podemos seguir así. Creo que debemos de partir por tener un orden en las características consensuadas de los animales para que cualquier juez que se salga o se distraiga de la línea del patrón establecido pueda ser corregido sin temor a que éste mismo responda que la característica que él priorizó, fue para su criterio, más importante que la característica consensuada colectivamente.

  1. Sistema de elección por sorteo de jueces.

Considero que esto es muy importante para que los concursos sean más técnicos y no políticos como lo son actualmente. Lo que ocurre en la práctica hoy en día, es que los jueces saben perfectamente quienes son adeptos a su forma y estilo de juzgar, ya sea por amistad, afinidad personal o porque sus animales fueron premiados en un anterior concurso. Es por ello que el sistema de juzgamiento necesita ser rotativo para que todos los jueces aptos de la lista, juzguen constantemente y todos puedan ir puliendo y unificando criterios. Adicionalmente, es importante que los jueces no repitan continuamente su participación en el mismo concurso o localidad geográfica. Para esto se podría establecer que el juez que juzga un año determinado se encuentre imposibilitado de juzgar el mismo concurso por los dos años siguientes para que exista la alternancia versada en el párrafo anterior.

  1. Manual de Procedimientos para que todas las pruebas tengan una rutina, orden y proceder en todas las canchas del mundo.

El manual de procedimientos consiste en establecer las reglas de juego que deben de existir para todas las categorías del concurso. Los tiempos, el orden, los aires del paso llano en que deben de caminar los animales durante las pruebas, la forma de locución y juzgamiento, deberán de estar definidos en dicho manual.

En la actualidad, al no estar establecidas las reglas de juego, existen muchas irregularidades en el proceder de las pruebas. Por ejemplo, en concursos pasados han habido muchos casos en que ciertas pruebas se acortan o se alargan, y entre líneas para muchos espectadores o competidores, se malinterpreta que dicho procedimiento se hizo para perjudicar o beneficiar a un caballo. Por otro lado, también se critica que muchas veces se utiliza exageradamente el micrófono para alabar a ciertos participantes, dando un matiz que puede prestarse al favoritismo hacia ciertos criadores, expositores o chalanes. Es por ello que sería ideal que tanto los jueces como los interlocutores del concurso nunca hablen en primera persona o brinden calificativos positivos o negativos hacia los concursantes.

Toda esta rutina de participación, establecida en el manual de procedimientos, debe de ser respetada en todas las canchas del mundo para tener un orden y para que ningún resultado sea malinterpretado bajo favorecimientos o prejuicios a nadie. Es hora de profesionalizar los procedimientos en los concursos.

  1. Despersonalización del juzgamiento de tres a cinco jueces por separado, sin conflicto de intereses, donde se promedien los criterios de valoración de los tres o cinco en puntajes del 1 al 10 con decimal para así, ordenar de acuerdo al promedio y no sean los jueces independientemente los responsables de cada uno de los fallos.

Debo aclarar, que soy un convencido que nadie tiene la verdad absoluta entre la clasificación de un animal en un momento determinado. Es por esto, que creo que no podemos darles tanta responsabilidad a los jueces que muchas veces se sienten enormemente presionados por dar un fallo o también con el poder absoluto para castigar ciertos animales que en anteriores oportunidades han sido ganadores. Para solucionar esto, como en otras disciplinas que se evalúan en movimiento con criterios de interpretación subjetiva, debe de haber una cantidad impar de jueces (entre tres o cinco). Cada uno de estos jueces le dará un puntaje a cada animal y se promediara para dar el resultado global de la categoría. Con esta alternativa, la responsabilidad del resultado no caerá en el criterio individual de un juez sino del promedio de todos los jueces actuantes.

Muchos me han refutado que con este sistema se premiará al animal más mediocre del grupo y también creo que puede pasar, pero se dará en categorías de baja calidad donde no haya ningún animal claramente superior al resto y por consiguiente la calificación del animal ganador será muy inferior a la de un caballo superlativo. Cuando he visto animales extraordinarios salir a competir es muy difícil que los jueces no coincidan y reconozcan la calidad del caballo.

Asimismo, para la elección de los jueces, considero importante crear una Comisión que revise quiénes de los jueces poseen conflicto de interés para juzgar en ciertas localidades o regiones. Por conflicto de intereses entendemos: temas comerciales, relaciones laborales, parentesco, etc. Adicionalmente, y como mensaje final, animales que hayan sido vendidos por jueces criadores no deben ser juzgados por ellos mismos bajo ningún motivo para no prestarse a suspicacias.

  1. Establecer un órgano sancionador independiente contra faltas que puedan ocurrir en todo lo relacionado a la buena conducta del concurso y sus participantes.

Todo lo anterior no sirve de mucho si es que no poseemos un órgano riguroso conformado por independientes que penalicen irregularidades en las competencias.

Los jueces: si se detectan pruebas donde ellos transgredan el patrón en movimiento o juzguen algún caballo que estaban imposibilitados a juzgarlo por conflicto de interés, o se salgan del manual de procedimientos de los concursos y no respetándolo, favorecen o perjudican a un caballo en particular, deben de ser sancionados.

Los expositores: todos deberán de respetar tanto dentro y fuera de la cancha prácticas de buena conducta en todo lo relacionado al concurso.

Finalmente, no creo tener la verdad absoluta en mis ideas, pero creo que cualquier cambio por más mínimo que sea en estos momentos dará un ambiente de mayor transparencia e imparcialidad que es lo que todos los criadores queremos y necesitamos para equipararnos con otras razas que ya hicieron estos cambios y su posicionamiento en el mundo es mucho mejor que el nuestro.

Ojalá todos demos un paso adelante. Es el momento del cambio!

Malcare WordPress Security