Close

PRESENTACIÓN DE EJEMPLARES EN LA PISTA DE JUZGAMIENTO

Por: Marco A. Cabrejos Vera

Mucho se habla de lo que significa para los exhibidores de caballos Peruanos de paso la presentación de sus ejemplares dentro de una pista de competencia, ya que en los concursos se ven siempre ejemplares que no son bien conducidos y se presentan a veces resistiéndose a caminar, perdiendo batidas, con la cabeza de costado, etc. Esto quiere decir que no han tenido una adecuada preparación antes de la competencia y requieren de un doble esfuerzo del jalador para que puedan mostrar sus cualidades, lucir mejor y así, ser colocados por el Juez en un mejor puesto. En animales de tiro es agradable ver potrancas y potrillos que son conducidos de forma casi perfecta.

Considero que siempre existen mejores jaladores y jinetes que otros. Es fundamental que el jalador tenga una buena condición física para ir corrigiendo al caballo dentro de la prueba y saber en qué momento vamos a apretar el acelerador para sacarle el mejor partido al ejemplar que se conduce. Una persona que no tenga una buena condición física termina abandonando el ejemplar y dejándolo que vaya como quiera. Otro factor importante es estar siempre mirando al Juez y al mismo tiempo a todo el ejemplar; se dice a todo el ejemplar porque hay jaladores que solamente van mirando la cabeza y lo más importante es que el animal se mantenga bien es sus pisos, que vaya derecho, reunido y que su desplazamiento sea correcto.

¿Cómo hacer notar al Juez nuestro ejemplar?

Hay que tratar que lo vean por el lado de sus virtudes y esconder sus defectos, sin amontonarse con los demás competidores. Si es un caballo arrogante mostrar su temperamento, si es de buenos pisos hacer que el Juez note la calidad de pisos, si tiene espectáculo mostrarle el término, si es de buenos posteriores mostrárselo por atrás para que lo note.

En cuanto a los ejemplares de silla, el jinete tiene que buscarle al caballo su mejor aire para que se desplace con facilidad, comodidad y naturalidad. Es más fácil exhibir ejemplares montados que de tiro, básicamente por las ayudas con que se cuenta cuando se cabalga un ejemplar no así cuando se jala como lo son el freno, las espuelas, las piernas etc. Hay que reunir y empujar al caballo cuando este lo necesite.

Y por último se tiene que ingresar a la pista de juzgamiento con espíritu de ganador no como perdedor, el que entra como perdedor desmoralizado perderá, en cambio; el que entra con la moral alta a luchar por una buena ubicación lucirá mejor su caballo y lo mostrará con orgullo.

Malcare WordPress Security